Palacio de la Granja de San Ildefonso


Si hace unos días, hablábamos del hotel donde nos alojamos al visitar la Granja de San Ildefonso, ahora toca contar lo que vimos e hicimos por allí.

En nuestra opinión, un fin de semana es perfecto para visitar la Granja de San Ildefonso. Además, cuando compramos la entrada, nos enteramos que en el precio está incluido visitar también el Palacio de Riofrío, a pocos kilómetros de allí.

Nosotros fuimos en el mes de Julio y a pesar de ser mes estival, no hicimos reserva anticipada para la entrada, sino que una vez allí, fuimos a taquilla a comprarla. La entrada con acceso al Palacio y a los jardines es de 9 euros. Esta entrada ofrece descuentos por ser familia numerosa, menor de edad o personas con discapacidad. A la entrada hay un cartel informativo y si no, en la taquilla, lo mejor es preguntar al personal si uno cree que puede tener algún tipo de descuento.
También hay que tener en cuenta, la época en la que vas a acercarte allí porque el horario de visita depende de los meses si son de verano o de invierno.

Si nos remontamos y hacemos un poco de historia, la Granja fue el lugar de retiro del Rey Felipe V, quien ordenó su construcción y la engrandeció progresivamente convirtiéndola en su residencia de verano y posteriormente, residencia veraniega de los Reyes de España.
En las estancias de Palacio vamos a poder contemplar la exhibición de tapices, entre ellos el “Apocalipsis” y “Los Honores”, dos de las mejores muestras de tapices del mundo. También, la colección de esculturas de la reina Cristina de Suecia, que reunió en su exilio en Roma tras su abdicación al trono. Se muestran en la planta baja del Palacio, pero son reproducciones en escayola ya que las originales se llevaron al Museo del Prado. Eso por ejemplo, si no se sabe de antemano, rozan tanto la perfección que hasta parece que son las originales las que se conservan en estas salas.
Con respecto al conjunto arquitectónico lo conforman el Palacio propiamente dicho y unos edificios contiguos al Palacio, que hacen a éste con forma de U.

Tomando como punto de referencia el Palacio en la parte frontal, consta de dos patios, el de Coches, a la izquierda y el de la Herradura, en la parte derecha. Anexo al palacio está la capilla de la Real Colegiata de la Santísima Trinidad, donde están los mausoleos del Rey Felipe V y su segunda esposa la Reina Isabel de Farnesio.
A la parte izquierda se encuentra la Antigua Casa de las Damas, hoy, Museo de Tapices, que alberga una magnífica colección de tapices flamencos, de gran tamaño e incalculable valor. Desde aquí, comienza el recorrido al Palacio, visitando más de 20 salas y dependencias, algunas de ellas reconocidas por su decoración y artesonado de sus paredes como la Sala de Lacas, el dormitorio de sus Majestades, el gabinete o el tocador de la Reina, su antecámara, o la Galería de retratos entre otras.

A la grandiosidad del Palacio se unen los jardines. En mayor o menor medida, alguna vez seguro que habéis oido hablar de los Jardines de la Granja y sobretodo, de sus fuentes. Pues os aseguramos que mayor expectación causa cuando vais visitando el Palacio y por alguna de las ventanas entreabiertas se pueden entrever los maravillosos jardines y algunas de sus fuentes. Luego, se comprueba in situ dando un paseo por las inmediaciones.

Los jardines son un gran ejemplo de los Jardines de la Europa del siglo XVIII, formados por tilos, castaños de India o secuoyas. Decoran los parterres y avenidas del jardín, estatuas de mármol blanco y jarrones de aquella época y las fuentes se definen con las grandes esculturas pintadas en color plomo imitando al bronce y con referencias a la mitología clásica. 

Las fuentes son el gran atractivo del jardín resaltando por su majestuosidad y todavía más cuando el agua fluye por ellas. Hemos de comentar que nosotros no las vimos todas encendidas porque para eso, hay tres días acordados al año para disfrutar de este espectáculo, el 30 de Mayo, 25 de Julio y 25 de Agosto, que coinciden con las festividades de los santos San Fernando, Apóstol Santiago y San Luis.

De todas las fuentes destacan alguna de ellas por el conjunto escultórico que representan como la Fuente de Neptuno, Apolo y Andrómeda o la Cascada de Anfítride, que está justo delante del Palacio. El agua que emana de la Fuente de la Fama, por ejemplo, puede llegar a una altura de hasta 40 metros.

El agua de estas fuentes llega desde un gran lago artificial llamado El Mar, que se encuentra en la zona alta de todo el jardín y aprovechando la pendiente de la colina, se consiguió canalizar y proveer de agua y presión a todas sus fuentes.

Y si después de recorrer todo el jardín, aún tenéis ganas, podéis atreveros y entrad al “Laberinto”. En la puerta de acceso, hay un plano para supervisar el recorrido. A lo largo del camino, se ve que la gente deja alguna muestra o señal para reconocer la salida.

Así que si tenéis oportunidad, no dejéis de visitar este maravilloso paraje, ya no solo por el Palacio y sus jardines, sino también por su entorno, con vistas al fondo de la Sierra de Guadarrama y por qué no, habiendo pagado entrada para ver dos Palacios, acercaros a la visita del Palacio de Riofrío.


LOCALIZACIÓN: GOOGLE MAPS / STREET VIEW

Etiquetas:

Deja un comentario

Al navegar por esta web acepta el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar