Foradada de CANTONIGRÓS


Uno de los sitios más bonitos que conocimos pero que nos dejó con un sabor agridulce, que luego explicaremos el por qué, fue nuestra visita a la Foradada de Cantonigrós, en el municipio de Santa María del Corcó, en Barcelona.

Para ubicaros, tomando como punto de referencia la ciudad de Vic, partiremos en dirección Olot. A medio camino, hay que tomar la salida dirección Santa María del Corcó y a unos 8 kilómetros, con una carretera llena de curvas, llegamos al pueblo de Cantonigrós.

Este pueblo tiene escondido entre sus bosques un impresionante salto de agua, una cascada de, aproximadamente, 15 metros, en un entorno de rocas y naturaleza salvaje.

¿Cómo podemos llegar hasta la cascada? Pues una vez llegáis al pueblo, tenéis que localizar el campo de fútbol  Aquí hay sitio suficiente para aparcar si vais en coche. Veréis una pista de tierra, y al principio de ésta, un cartel indicativo, que tomando ésta pista os conduce a la cascada. A lo largo del trayecto, veréis marcas señalando el camino porque hay bifurcaciones donde te asalta la duda de por dónde deberías seguir.

Todo el camino es de tierra, salteando alguna roca enclavada en el suelo y conforme vas bajando, se convierte en un camino serpenteante, rodeado de altos árboles, matorrales y menos claridad. En ciertos tramos que el acceso pueda ser un poco difícil, hay barandillas de madera para ayudarse.

El encanto que tiene el lugar es que conforme te vayas acercando, oyes el ruido del agua, a gente disfrutando y debido a la altura de los árboles, hasta que no llegas al final del camino, no vas a poder disfrutar del paisaje íntegro.

Las vistas que tienes frente a ti son la Roca Foradada y una cascada, que en nuestro caso, es lo que comentábamos no vimos, porque no había tal cascada.  Los lugareños aconsejan ir en primavera para ver el salto del agua. En verano, puedes disfrutar de la poza y darte un refrescante baño porque el agua está fresquita.

Exactamente no podemos deciros el tiempo que tardamos, pero alrededor de unos treinta minutos de bajada y puede que un poquito más en subir. Jajajajaja… ya nos diréis por qué!!

Luego nos enteramos en el pueblo que una vez allí, puedes continuar la ruta y llegar hasta lo alto de la cascada y contemplar su caída, que en nuestro caso no hubiera podido ser, pero para eso necesitaréis equipo especial.

Aún así, a pesar de no ver la cascada y tener que volver en mejor época, aconsejamos su visita porque es de las típicas instantáneas que ves en libro y te llama tanto la atención que te pones a buscar dónde puede estar tan bonito rincón en la geografía española.

LOCALIZACIÓN: GOOGLE MAPS / STREET VIEW

Etiquetas:

Deja un comentario

Al navegar por esta web acepta el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar